Bull - ANÁLISIS BRANDON

Bull, y un acuaso en aprietos