MILAT: EL ASESINO DEL BOSQUE

Víctimas de un asesino serial fueron enterradas en un cementerio clandestino

La policía de Brasil encontró ocho huesos en un terreno baldío de al menos 10 personas desaparecidas. Los delitos serían obra de un asesino en serie, que confesó 12 asesinatos en los últimos cinco años en la ciudad de Campo Grande, Mato Grosso do Sul, en la región central de Brasil.

 

La policía llegó a la fosa común debido a una investigación en el barrio sobre una red de explotación sexual de adolescentes y el tráfico de drogas.

 

Quien confesó haber cometido los crímenes es un jardinero de 49 años que ha estado en prisión desde el 10 de noviembre.

 

Él conocía bien el lugar donde las víctimas estaban enterradas dado que utilizaba ese espacio en el pasado mientras realizaba su trabajo de jardinero, de acuerdo con lo que la policía encontró.

 

Era un justiciero

 

El jefe de policía que lleva la investigación dijo que las víctimas tenían el mismo perfil eran: usuarios de drogas, delincuentes de robos menores o prostitutas.

 

En una entrevista televisiva, el jardinero declaró que los asesinatos en serie ocurrieron durante al menos 5 años y esto comenzó, como una especie de venganza después de que el sobrino de su primo murió. "Yo mataba en rebelión a eso", dijo.

 

Durante la entrevista, parecía arrepentido por sus crímenes.

 

"He desgraciado la vida de muchas madres a pesar de que sus hijos estuvieran robando, he deshonrado mi vida, la cárcel es el peor infierno que existe en la tierra", agregó.

 

La policía cree que el jardinero tiene rasgos psicopáticos, pero que en algún nivel es consciente de la gravedad de sus actos.

No te pierdas la repeteción de la segunda parte de MILAT EL ASESINO DEL BOSQUE.

 


Imagen: Shutterstock.com