A&E EXTRAS

Un pederasta confesó ser el asesino de JonBenét, 22 años después

En diciembre de 1996, la población estadounidense resultó conmocionada por la muerte de la pequeña JonBenét Ramsey, cuyo cuerpo fue hallado en su casa familiar de Boulder, Colorado. Los análisis forenses determinaron que la niña había sido golpeada, estrangulada y más tarde ocultada bajo una manta con las muñecas atadas y la boca tapada por una cinta adhesiva.

Mientras tanto, Gary Oliva, un hombre de 54 años, sospechoso del asesinato durante mucho tiempo, cumple una condena de 10 años por pornografía infantil. Ahora, una reveladora serie de cartas, escritas por el prisionero, fueron entregadas a la policía de Boulder. Su destinatario original es Michael Vail, ex compañero de secundaria de Oliva.

1401.LT.N.captura.jpg

Una de las misivas de Oliva, confiesa el crimen: "nunca amé a nadie como lo hice con JonBenét, pero la dejé escapar, le partí la cabeza y la vi morir. Fue un accidente". De hecho, una carta aún más reciente dice: "me declaré culpable del asesinato de JonBenét, así como los innumerables cargos de agresiones y abusos sexuales contra muchos niños".

Durante 22 años, Vail siempre sospechó que Oliva estuvo involucrado en el asesinato de JonBenét y, según se supo, la confesión escrita en las cartas es prueba suficiente para acusarlo formalmente por el asesinato de la pequeña. Mientras tanto, la portavoz de la policía Laurie Ogden dijo: "el Departamento de Policía de Boulder está al tanto".


Fuente: vanguardia.com.mx

Imágenes: vanguardia.com.mx / Shutterstock