60 DÍAS PRESO: EL EXPERIMENTO

Sobran celdas y faltan condenados en Holanda

Holanda se enfrenta a un problema poco común: cárceles y penitenciarías vacías y prisiones desactivadas.


Según datos oficiales, la población penal en el país cayó un 43% en los últimos 10 años. Recientemente, 19 cárceles fueron cerradas y muchas otras deberán ser desactivadas durante el próximo año, según la BBC

 

 

¿Es considerado esto un problema para un país?



En la cárcel de máxima seguridad Norgerhaven en el norte de Holanda, son solo 243 reclusos. De acuerdo con el subdirector Ene Roelof van der Spoel, los presos reciben un acercamiento más individualizado, lo que facilita la rehabilitación. "En el caso del problema de las drogas, se trata la adicción. Si es agresivo, proporcionamos control de la ira." Le dijo a la BBC.


En Holanda, menos del 10% de los internos regresan a prisión. En los EE.UU., la cifra es de 50%, en Brasil, se estima que hay una tasa general de recurrencia de hasta el 70%.


Hace 10 años, la situación era muy diferente en Holanda, y el país tenía una de las mayores poblaciones de prisioneros de Europa. Algunas decisiones del gobierno contribuyeron a este avance. Entre ellas, está la medida de expulsar a los narcotraficantes de cocaína extranjeros del país, a diferencia de muchos países que mantienen prisioneros extranjeros en sus territorios, lo que genera un alto costo para los sistemas judiciales y penitenciarios.

 

Los críticos de las celdas vacías


 

Aparte de eso, el foco de la policía holandesa se trasladó a la trata de personas y el terrorismo. Otro aporte es que cada vez se aplican medidas sustitutivas al encarcelamiento, tales como el trabajo comunitario, las multas y la vigilancia electrónica. La restricción de la libertad se utiliza en los casos de los detenidos altamente peligrosos o en delincuentes vulnerables.


Los críticos afirman que hay un aumento en la impunidad y también una dificultad para la presentación de quejas, ya que muchas estaciones se encuentran cerradas. Oficialmente, el crimen cayó un 25% en Holanda desde 2008.



Hotel de lujo y celdas alquiladas

 

Con el cierre de las prisiones, pocas personas quieren seguir carreras dentro de este ámbito y los que trabajan en el sistema se sienten desanimados por el futuro, ya que el sector está en la mira de los recortes de gastos debido a la falta de ocupación de las celdas.


Muchos centros de detención fueron convertidos en centros de ayuda para recibir refugiados. Una unidad en las proximidades de Ámsterdam se convirtió en un hotel de lujo. Las celdas vacías logaron que varios presos fueran "importados" de los países con problemas de capacidad, como Bélgica y Noruega. A pesar de que los presos eran del exterior, los guardias seguían siendo holandés.

No te pierdas la los episodios estreno de 60 DÍAS PRESO: EL EXPERIMENTO.


Fuente: http://www.bbc.com
Imagen: Shutterstock.com