A&EXTRAS

Sacerdotes de la muerte

Muchos hombres de fe dedican su vida al servicio de dios y de su prójimo; sin embargo, existieron en la historia verdaderos monstruos asesinos escondidos tras la confiable apariencia de un religioso. Estos son algunos de los pastores que lograron estremecer al mundo:

 

Joseph Kibweteere: líder de la secta del Movimiento de Restauración de los Diez Mandamientos, en Uganda, el 17 de marzo de 2000 guió a unos 800 seguidores a rociarse con gasolina y prenderse fuego, en uno de los mayores suicidios colectivos de la historia.

 

Gerald Robinson: sacerdote católico, pero no tanto. En 1980 golpeó, estranguló y apuñaló 31 veces a una monja de 71 años, siguiendo rituales satánicos.

 

Jim Jones: en 1953 creó la secta el Templo del Pueblo en Estados Unidos, pero en 1978 se arrepintió y quiso terminar con su creación. Para hacerlo, ordenó a los fieles que bebieran cianuro, llevando a la muerte a 913 personas, incluyendo 270 niños.

 

András Pandy: también conocido como “el pastor del diablo”, era un hombre protestante y a su vez uno de los mayores asesinos en serie de Bélgica. Mató nada menos que a dos esposas y seis de sus hijos. Por lo general disolvía los cadáveres de sus víctimas con ácido y en ocasiones los vendía como “carne de cerdo”. Murió en prisión a los 86 años.

 

Luc Jouret: líder de una secta belga asentada en Suiza y cofundador de la Orden del Templo Solar, en 1994 participó en el asesinato de un bebé de 3 meses de edad, afirmando que se trataba nada menos que del mismísimo Anticristo.

 

No te pierdas el estreno de ASESINO DE MUJERES.


Fuente: https://actualidad.rt.com
Imagen: Shutterstock, Inc.