A&EXTRAS

Los métodos de tortura de la Inquisición más sanguinarios

Decenas de personajes de la historia fueron perseguidos y ajusticiados por la Santa Inquisición, una institución creada en el siglo XIII para dar lucha a los "herejes" durante más de seis siglos por países como Francia, Italia y España. La Santa Inquisición es recordada en la actualidad no solo por la gigantesca cantidad de cadáveres que dejó a sus espaldas, sino por el uso de multitud de instrumentos de tortura capaces de arrancar una confesión a homosexuales, presuntas bujas o blasfemos.

"Cuando se administraba la tortura y no se obtenía confesión, la conclusión lógica, si es que la tortura probaba algo, era que el acusado era inocente".
Determina Martínez Fernández, investigador de "La Inquisición, el lado oscuro de la iglesia". Sin embargo, en la mayoría de los casos acababan diciendo cualquier cosa a cambio de que parase aquel horror.

A continuación, una presentación de los métodos más sanguinarios y crueles.

 

La doncella de hierro
Esta especie de ataúd vertical alojaba un montón de clavos de hierro puntiagudos en su tapa, que se clavaban en diferentes partes del cuerpo del condenado al cerrarlo, incrementando su angustia y martirio.

 

El aplastacabezas
El condenado apoyaba la barbilla en la base y la cabeza quedaba encajada en el casquete. Empleado para lograr confesiones, los verdugos hacían girar el tornillo causando en primer lugar la rotura de dientes y mandíbula. Si el torturador seguía apretando, el tornillo podía llegar a destrozar el cráneo de la víctima, expulsando su cerebro por la cavidad ocular.

 

 

El potro de tortura
Se colocaba al condenado sobre la tabla boca arriba, atado de pies y manos; después, se estiraban sus extremidades mediante una polea hasta dislocarlas.

 

 

La horquilla del hereje
Con los herejes se utilizó esta especie de tridente con cuatro puntas afiladas que se clavaban bajo la barbilla y en el esternón. Este sistema no permitía moverse, por lo que era casi imposible pronunciar una sola palabra.

 

 

Ruedas de despedazar
Empleada para delitos muy graves, fue una de las torturas más desmedidas y espantosas. El penado era colocado desnudo en el suelo y con la misma rueda se le rompían los huesos y articulaciones de las extremidades, incluídas cadera y hombros. Posteriormente se le ataba a la rueda, que era colocada sobre un poste, y se le daba comida y bebida hasta que moría, quedando su cuerpo a merced de las aves carroñeras.

 

 

La sierra
Usualmente estaba reservada a mujeres que, en palabras los inquisidores, hubiesen sido preñadas por Satanás. Para lograr acabar con el supuesto niño demoníaco que llevaban en su interior, colgaban a la hechicera boca abajo con el ano abierto y, mediante una sierra, la cortaban hasta que llegaban al vientre. Debido a la posición invertida en que se colgaba a la víctima, el cerebro aseguraba amplia oxigenación y se impedía la pérdida general de sangre. La víctima, por ello, no perdía la consciencia hasta llegar al pecho.

 

 

La pera vaginal, oral o anal
Como su propio nombre indica, este instrumento de tortura tenía forma de pera (estrecho en una punta y ancho en la otra) y se introducía en la boca, la vagina o el ano de la víctima. La oral se aplicaba a "predicadores heréticos y reos de tendencias antiortodoxas", la vaginal a las mujeres culpables de "relaciones con Satanás o con uno de sus familiares" y la anal a los "homosexuales pasivos". Una vez en el interior, comenzaba el suplicio, pues se abría mediante un tornillo generando un dolor inmenso en el preso. La cavidad en cuestión resultaba irremediablemente mutilada.


Fuente: https://www.muyhistoria.es
Imagen: https://es.wikipedia.org/, por Angel Aroca Escáme, By María cristina garzón cifuentes (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons, https://es.m.wikipedia.org/, por Steve Collis from Melbourne, Australia, By María cristina garzón cifuentes (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons, By Sint_Romboutskathedraal_907.jpg: Michel wal derivative work: Pierpao.lo (listening) (Sint_Romboutskathedraal_907.jpg) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons, https://commons.wikimedia.org/, public domain, By Klaus D. Peter, Wiehl, Germany (Own work) [CC BY 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons, By Creator:José de Brito (Museu Nacional de Arte Contemporânea) [Public domain], via Wikimedia Commons