MÁXIMA SEGURIDAD

Los más escalofriantes asesinos seriales de Latinoamérica

Sudamérica, como las latitudes del mundo, no escapa a una de las problemáticas sociales más espantosas del crimen: el asesinato serial. Hoy presentamos a los más terribles asesinos seriales, nacidos en la región.

 

- Luis Alfredo Garavito, la Bestia: nacido en Colombia, ostenta el vergonzante primer puesto de este ranking macabro. Como suele suceder en estos casos, padeció una infancia de abusos sociales y sexuales que lo empujaron a matar. Entre 1992 y 1999, torturó, violó, asesinó y mutiló a más de 140 varones, de entre 6 y 16 años de edad.

 

- Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, el asesino de Sucre: este boliviano fue capturado y procesado por el asesinato de dos estudiantes universitarias. Más tarde habría de confesar el homicidio de al menos otras 30 mujeres.

 

- Francisco Guerrero, el Chalequero: nació en México y fue hallado culpable de la violación, seguida de muerte, de al menos 20 trabajadoras sexuales. El modus operandi fue idéntico en cada uno de los casos: las violó, apuñaló y finamente degolló.

 

- Marcelo Pereira Guzzo y Juan Acevedo Agriela, los Ángeles de la muerte: ambos enfermeros uruguayos fueron hallados culpables del asesinato de 15 pacientes hospitalarios, según ellos mismos, en situación terminal.

 

- Carlos Eduardo Robledo Puch, el Ángel negro: a diferencia de la mayoría de los asesinos seriales, este argentino tuvo una infancia presuntamente benévola, con buena educación y un contexto socioeconómico formidable. Sin embargo, en el año 1972, cometió 11 asesinatos a sangre fría.


FUENTE: peru.com

IMAGEN: Shutterstock