A&E EXTRAS

Lingüística forense: La forma de hablar y escribir nos delata

Muchos criminales de la historia fueron atrapados tras haber quedado expuestos por sus propios modismos. Existe una forma distintiva en el que cada individuo codifica y descodifica el lenguaje y se expresa con sus propias marcas lingüísticas. Y no hay dos personas que utilicen el lenguaje exactamente del mismo modo. Por lo general, los forenses comparan las bases de datos de textos disponibles en busca de hábitos lingüísticos similares para resolver casos.

Según los expertos la puntuación y la gramática de un mensaje anónimo pueden ser suficientes para averiguar la edad, el sexo y la ubicación geográfica de su autor. Las diferencias en el uso de las palabras, han permitido identificar inequívocamente a terroristas y criminales de todo tipo durante la última década.

Si el análisis parte de un escrito, es fundamental revisar el vocabulario, la jerga, los regionalismos e incluso los signos de puntuación. Si en cambio la comunicación es oral, por ejemplo en una grabación, hay que tener en cuenta además el ritmo, la fonética, las pausas, la entonación o la separación entre palabras y letras.

Uno de los casos más emblemáticos es el de Ted Kaczynski, conocido como Unabomber, quien enviaba cartas bomba a distintos puntos de los Estados Unidos. Fue su propio hermano quien logró reconocer el estilo único de Kaczynski en un manuscrito de su autoría que había sido publicado por el FBI durante la investigación.

 

Videos A&E del mes:


Fuente: Muy Interesante

Imagen: Shutterstock