A&EXTRAS

Historias de amor carcelarias: el lado feliz de la prisión

Cuando se piensa en la vida en la cárcel seguramente surgen imágenes como abusos, golpes, cepillos que funcionan de navajas y comida que parece basura. Pero a pesar de que estas cuestiones son una realidad, también, entre tanto lío, suelen nacer las historias de amor más curiosas.

 

El parricida Andrés Rabadán pasó casi 20 años preso en España en los módulos psiquiátricos de varias prisiones, pero eso no evitó que el 2 se septiembre de 2003 se casara con Carmen Mont, la auxiliar de enfermería que le daba su medicación todos los días.

 

Ella fue la primera en enamorarse y, a pesar de que nunca tuvieron una cita antes de contraer matrimonio, incluso llegaron a tener una hija mientras a él aún le quedaban cuatro años de condena por cumplir.

 

Otra historia es la de una Maestra llamada María que, claro está, nunca quiso revelar su nombre porque a diferencia de Carmen ella continúa trabajando en la prisión en la que mantiene una relación con un recluso acusado de tráfico de drogas.

 

Yo no estoy enamorada de un delincuente, ni me atrae el lado tenebroso del amor. Estoy con alguien que ha cometido un error por falta de oportunidades, porque nadie puede imaginar las condiciones en las que creció. ¿O es que alguien, un buen día, por puro deporte, decide ser traficante?”, explica.

 

María afirma que ellos no pasaron tiempo a solas y que no pudieron dar a conocer su relación, pero que el amor está asegurado entre ellos: “Cuando vas dejando de ver al preso y permites que emerja la persona, te enamoras de él y olvidas su situación penal”.

 

Aunque no hay estadísticas reales sobre qué tan común es que se den este tipo de relaciones, los expertos en la materia afirman que en la mayoría de los casos no son historias de amor las que se dan, sino historias de abusos en las que los profesionales del lugar aprovechan su posición para acostarse con los delincuentes.

 

No te pierdas esta noche un episodio estreno de 60 DÍAS PRESO: EL EXPERIMENTO.


FUENTE: www.larazon.es

IMAGEN: Liderina; Shutterstock