A&EXTRAS

El macabro asesino conocido como “El purgador”

Mijaíl Popkov era policía en la región siberiana de Irkutsk. Tenía esposa, una hija y muchos amigos que lo describían como un hombre pacífico, tranquilo y amable, que no haría daño ni a una mosca. Le gustaba cocinar, esquiar y hacer bricolaje en casa. Sin embargo, lo que más le gustaba, era subirse a su todoterreno policial y salir a cazar chicas, para luego violarlas y asesinarlas.

 

Popkov fue condenado, en 2015, a prisión perpetua por el asesinato de 22 mujeres, aunque después admitió que en realidad eran algunas más: reconoció  haber matado a unas 60, entre 1992 y 2007, convirtiéndose en el mayor asesino en serie de Rusia.


“El Purgador”, como se hizo conocido, confesó que le gustaba asesinar a las mujeres “de vida licenciosa”. Según él, como buen policía, ofrecía un valioso servicio a la comunidad: libraba las calles de mujeres que andaban por ahí borrachas “en lugar de estar con sus esposos e hijos”, llegó a declarar.

 

Él ofrecía llevar a las jóvenes que encontraba en el camino. Si estas aceptaban ir a tomar una copa con él, se encargaba de “castigarlas”. ¿Cómo? Violándolas, mutilándolas y asesinándolas con hachas, cuchillos, destornilladores, punzones, garrotes, bates de béisbol y tacos de billar (entre otros) y tirando sus cuerpos en cementerios y zonas boscosas.

 

Las mujeres (entre 18 y 38 años) seguían siempre un mismo perfil: estatura mediana, corpulentas y estaban ebrias al momento de ser halladas por el asesino. Todas ellas “culpables” de su propia muerte, desde la macabra perspectiva de este monstruo asesino.

 

Afortunadamente, hoy Rusia se ve privada de esta locura asesina. Sólo sería interesante saber si los exámenes psicológicos para ser policía en ese país se volvieron algo más rigurosos, como para (cuando menos) detectar asesinos en serie de este calibre.

 

No te pierdas en Febrero la nueva serie estreno ASESINO DE MUJERES por A&E.
 


Fuente: Clarin.com
Imagen: Shutterstock, Inc.