A&E EXTRAS

Datos oficiales develan el punto débil de la justicia mexicana

No hace falta más que analizar las cifras oficiales: por cada 100 casos de asesinato, sólo en cinco se llega a tener una condena efectiva. Son múltiples las razones para explicar la alta tasa de impunidad en el país. Los errores y deficiencias durante la investigación se suceden en cada uno de los eslabones.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador colocó en el centro de su agenda el combate contra la impunidad. Poder contar con una justicia más efectiva será uno de los principales retos que deberá enfrentar la nueva administración de gobierno.

Algunos estados mexicanos no tienen los fondos suficientes para invertir en la infraestructura necesaria. Faltan ambulancias forenses para trasladar cuerpos y no hay morgues ni laboratorios para poder realizar los estudios correspondientes. Y en otros lugares donde cuentan con dinero, se lo desperdicia en inversiones sin sentido, como en la compra de equipamiento que luego no es utilizado.

Por otro lado, la capacitación de policías y agentes también es prácticamente nula. Pero los problemas más graves radican en que la mitad de los estados no tienen fiscalías especializadas para poder realizar investigaciones de homicidios. Muchas veces ocurre que en lugar de velar por descubrir la verdad, sólo les importa tener un detenido a quien culpar.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía entre 2010 y 2016 fueron asesinadas 154.557 personas en México, pero en el 94,8% de esos casos no hay un culpable sentenciado, esto refleja un índice de 5 sentencias por cada 100 víctimas de homicidio, cuando en el continente americano la tasa promedio es de 24 por cada 100 víctimas. En Asia son 48 y en Europa 81, según datos de la ONU.

 

Videos A&E del mes:


Fuente: BBC

Imagen: Shutterstock