A&E EXTRAS

Controversia judicial en el mundo sobre el derecho a la eutanasia

Portugal podría haberse convertido este año en el cuarto país de Europa en despenalizar la eutanasia, pero tras un intenso debate en el Parlamento de Lisboa se votó por la negativa. La grieta que gira en torno al tema es enorme, y hasta el momento son pocos los países que han legitimado estas prácticas como no punibles.

Holanda fue el pionero y aprobó en 2001 una ley que legalizaba la eutanasia activa y el suicidio asistido, y luego lo siguieron Bélgica en el 2002 y Luxemburgo en el 2009. En todos los casos, quienes soliciten la aprobación de estas metodologías deberán cumplir con un protocolo específico que demuestre que se trata de un paciente que sufre condiciones de dolor extremo, o una enfermedad incurable y que se encuentra en pleno uso de su conciencia.

Fuera de Europa, la eutanasia fue legalizada en Colombia (2015), Canadá (2016), Australia (2017). Y otros países sólo legitiman el suicidio asistido. Bajo esta modalidad, un médico puede proporcionarle al enfermo irreversible una dosis letal de medicación que deberá tomar por sus propios medios, tal es el caso de Suiza, Corea del Sur, Alemania, y cinco estados dentro de EE.UU. (California, Montana, Oregon, Vertmon y Washington).

En otros lugares como Argentina, Uruguay, India y Japón la ley establece el derecho de las personas en estado terminal a solicitar una eutanasia pasiva, que implica el retiro de las medidas de soporte vital.

Poco a poco, y valiéndose de distintas figuras legales, el mundo avanza hacia la ejecución activa de derechos que permitan que cada persona pueda decidir libremente sobre su cuerpo.

 

Video A&E  del mes:


Fuente: Infobae

Imagen: Shutterstock