A&E EXTRAS

Arrestan al autor de un aberrante asesinato 32 años después gracias a la ciencia

Gracias a una innovadora técnica de la genealogía genética, un homicidio de 1986 pudo ser resuelto 32 años más tarde. El anuncio lo realizaron las autoridades del estado de Washington tras haber logrado resolver un caso de agresión sexual seguida de muerte.

El 26 de marzo de 1986, Michella Welch, de 12 años, desapareció mientras jugaba con sus dos hermanitas en un parque público de la ciudad. Un perro policía encontró horas después su cuerpo, abandonado en una cuneta. Pero en ese momento la investigación no logró avanzar y el caso fue cerrado.

Sorpresivamente, a fines de junio Gary Hartman fue detenido y enviado a prisión. El hombre de 66 años fue acusado de haber sido el autor de uno de los delitos que conmovió a la comuna de Tacoma. Esta detención fue posible gracias a los avances tecnológicos en materia de ADN.

En 2006, la policía científica reconstruyó una huella de ADN a partir de elementos recogidos en el lugar del crimen, pero no hubo coincidencia con las fichas de delincuentes registradas. Doce años más tarde, gracias a la técnica de genealogía genética se pudieron aislar los perfiles de dos hermanos, cuya edad y lugar de residencia en 1986 los convirtieron en posibles sospechosos. Ambos fueron puestos bajo vigilancia mientras la policía buscó verificar su perfil genético.

Gary Hartman fue a comer a un restaurante y en todo momento fue vigilado por un inspector de policía. Una de las servilletas de papel que utilizó fue recogida por el agente y enviada a analizar. El ADN correspondía con la huella retirada del cuerpo de Michella Welch.

Gracias a esta magnífica técnica detuvieron a fines de abril pasado en California a un hombre sospechado de ser "el asesino del Golden State" y fue acusado de ser el autor de 12 homicidios y unas 50 violaciones entre los años 1970 y 1980.

 

Videos A&E del mes:


Fuente: Clarín

Imagen: Shutterstock