ACUMULADORES COMPULSIVOS

Acumuladores compulsivos extremos

Se conoce como el Síndrome de Collyer al desorden por el que una persona acumula, de manera compulsiva, cosas inútiles. Pero el origen de este nombre guarda una trágica historia: la de los hermanos Homer y Langley Collyer, que murieron en su casa junto a 103 toneladas de basura.

 

La Primera Guerra Mundial llevó al barrio de Harlem a la pobreza y a la familia Collyer a recluirse cada vez más en su casa. Al morir la madre, la reclusión de los hermanos se hizo extrema. Las leyendas que hablaban de fortunas escondidas no se hicieron esperar y los hermanos comenzaron a colocar trampas para evitar la visita de ladrones.

 

La loca obsesión de los Collyer pasó casi inadvertida, hasta que, en 1947, la policía de Nueva York allanó el domicilio porque los hermanos no habían sido vistos en largo tiempo. Eran tantos los objetos acumulados en la casa, que la policía no pudo abrir la puerta y tuvo que entrar por una ventana.

 

Lo primero que hallaron, fue el cuerpo de Homer en el piso. Después de 4 semanas de limpieza, retirando coches para bebés, máquinas de Rayos X, animales en cloroformo, libros de medicina, periódicos, cientos de litros de kerosén, partes de automóviles, e incluso restos humanos, por fin dieron con el cadáver de Langley, bajo una pila de diarios.

 

Los investigadores creen que cayó en una de sus propias trampas para ladrones, mientras que su hermano (ya estaba ciego y casi paralítico) murió de hambre.

 

No te pierdas los NUEVOS EPISODIOS de ACUMULADORES COMPULSIVOS.


Fuente: vidacotidianitica.blogspot.com.ar
Imagen: Shutterstock.com