A&EXTRAS

7 señales de que eres un acumulador compulsivo

La acumulación compulsiva es un problema mental que se caracteriza por la extrema dificultad para deshacerse de objetos, independientemente de si estos tienen algún valor o utilidad.

 

Un envase vacío de yogurt tiene tanto valor como una joya para un acumulador compulsivo. Y puede ser útil algún día.

 

 

Es un transtorno relativamente reciente, que solo en el año 2013 recibió la categoría de enfermedad mental. Por ese motivo, diagnosticar los diversos niveles de acumulación puede ser difícil. Al final, todos nos apegamos a nuestras cosas, en mayor o menor medida.

 

Pero lo que se sabe hasta el momento es que:

 

La acumulación puede darse tanto para objetos como para animales.

 

El transtorno comienza en forma discreta, de a poco, y va aumentando con el transcurso de los años.

 

Mucha gente presenta un comportamiento acumulador sin ser de hecho uno de ellos.

 

 

Sin embargo, las señales para identificar un acumulador compulsivo son bastante más claras:

 

Incapacidad para deshacerse de objetos banales sin ninguna utilidad: hasta una pila de diarios viejos es importante para la persona.

 

Deseo insaciable de obtener cada vez más: es un anhelo creciente de querer más y más objetos, hasta aquellos que no tienen ninguna necesidad (“para aprovechar la oferta”).

 

No tiene problema para deshacerse de lo que es de otro: sí, eso mismo: lo que es suyo puede darse, venderse o cambiarse.

 

La acumulación es más fuerte que la necesidad de convivencia: es un crecimiento tan desordenado de objetos diseminados por la casa, desde el piso al techo, que puede llegar a impedir la convivencia con otras personas.

 

Miedo a que las personas tomen lo que es suyo: en cierto punto, el trastorno puede llegar a este punto. Es el primer paso para aislarse de la vida en sociedad.

 

Aislamiento y problemas para relacionarse: llega un punto en la vida de un acumulador donde solo desea estar solo con sus objetos, protegiéndolos de la amenaza que representan los otros.

 

Negación y rechazo: primero, quien tiene el trastorno niega el problema. Luego, rechaza toda ayuda o propuesta de tratamiento. Clásico.

 

Si quieres conocer más historias sobre el comportamiento humano, no te pierdas los NUEVOS EPISODIOS de ACUMULADORES COMPULSIVOS, sólo por A&E.


Fuente: Self http://www.self.com