A&EXTRAS

4 de los asesinos en serie más sádicos de la historia

Existen muchos tipos de asesinos en serie. A veces se trata de ansias de poder, otras de impartir algún tipo de “justicia”, otras simplemente a trastornos mentales como la esquizofrenia, pero lo más frecuente en materia de asesinos seriales es que la persona cometa estos hechos aberrantes por el mero placer que le produce ver sufrir a sus víctimas. Estos son algunos de los asesinos en serie sádicos más escalofriantes de la historia:

Gilles de Rais 

Según se cree, este mariscal francés que participó en la guerra de los 100 años, estaba profundamente enamorado de Juana de Arco. Cuando ésta murió en la hoguera, juró no volver a seguir los mandatos cristianos; se recluyó en su castillo y comenzó a secuestrar niños a los que sometía a torturas indescriptibles y luego cometía necrofilia con sus cuerpos. Cuando fue enjuiciado por sus crímenes confesó que gozaba al destruir la inocencia y profanar la virginidad de los pequeños.

Elizabeth Báthory, la Condesa Sangrienta 

La Condesa es dueña del récord Guinness como la mujer que más asesinatos cometió en la historia de la humanidad: unas 650 torturas y muertes de muchachas entre 9 y 26 años. Su placer radicaba en beber la sangre de sus víctimas y bañarse con ella, creyendo que de este modo impediría el envejecimiento de su piel.

Andrei Chikatilo, el carnicero de Rostov 

El ucraniano había tenido serios problemas de impotencia sexual, hasta que tuvo su primera erección, al cortar a una niña desnuda y ver brotar su sangre. Desde entonces se dedicó a asesinar mujeres jóvenes o niñas, con una crueldad inimaginable: amputaba partes de su cuerpo y comía otras (generalmente el útero). Fue condenado a muerte por sus crímenes.

Ted Bundy 

Aparentaba ser un hombre indefenso y de aspecto agradable, lo que utilizaba para engañar a sus víctimas. Solía usar muletas u otros trucos para ganarse la confianza de sus víctimas y hacer que éstas lo acompañaran hasta el auto. Luego, las golpeaba con una palanca y comenzaba su macabro plan de torturas, violaciones y mutilaciones. También practicaba la necrofilia, volviendo todo el tiempo a los lugares donde había enterrado los cadáveres y llevándose partes de ellos. Se cree que ha matado a cerca de 100 mujeres, aunque nunca se supo realmente.


Fuente: psicologiaymente.net
Imagen: Shutterstock, Inc.