ALTO! FRONTERA

Los cruces más peligrosos para migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos

A veces tratar de cruzar la frontera significa arriesgar la vida.

No siempre fue así. Hubo un tiempo en el que cruzar era fácil, muy fácil. Pero desde hace ya décadas, la frontera entre Estados Unidos y México se ha convertido en una de las más peligrosas del mundo, y, en los últimos 20 años, miles de personas han perdido la vida en el intento. 

Barrera

Estados Unidos y México comparten una frontera de 3.100 km, de los cuales una tercera parte de ella está resguardada por muros o vallas metálicas. Hacia el este de El Paso (Texas) y Ciudad Juárez (Chihuahua) la división de ambos países es el río Bravo, el cual ocupa casi la mitad de la frontera. Y, hacia el oeste, inicia una zona desértica en la cual hay una división lineal que llega hasta San Diego, en la costa del Pacífico.

En los últimos 20 años, el paso con más fallecimientos es el que se encuentra en la región desértica de Yuma y Nogales, ambas localidades en el sur de Arizona. Los migrantes se internan en esta zona para evitar las zonas vigiladas de la Patrulla Fronteriza y llegar a territorio de EE.UU. sin ser vistos. Allí se exponen a peligrosos animales salvajes y a temperaturas que en el verano superan los 40° C durante el día, mientras que en el invierno descienden por debajo de los 0° C. 

Desierto

Sin embargo, en los últimos años la seguridad de esta zona se ha incrementado, lo que ha enviado a los migrantes a otras zonas, y convertido a los cruces del río Bravo en los más fatales. 

Desde el centro de México, los cruces más cercanos están en Texas, en las ciudades mexicanas de Matamoros, Reynosa, Laredo o Piedras Negras. Pero en estas ciudades solo se puede cruzar a través de puentes fronterizos, pues la frontera es el sinuoso río Bravo. Por eso muchos migrantes no encuentran mejor opción que aventurarse en las aguas del río. En algunos casos logran cruzar nadando y adentrarse en el desierto norteamericano, pero en muchos otros encuentran la muerte.

Río Bravo

En las últimas dos décadas, la zona de McAllen, cerca de la desembocadura del río Bravo en el Golfo de México, fue la segunda región de toda la frontera con más muertes, pero a partir de 2014 tomó el primer lugar. El río Bravo no es demasiado ancho, ni demasiado profundo (2.5 m en las partes más hondas), pero se trata de un río traicionero, y cuando la corriente empieza a incrementar la gente se ahoga fácilmente, especialmente si no saben nadar muy bien.

La mortalidad del río aumenta cuando intentan cruzar acompañados de niños, un fenómeno que se incrementó notablemente en los últimos años y que puede seguir aumentando con el último incremento de la vigilancia migratoria en la frontera entre México y Estados Unidos.


Fuente: bbc.com

Imágenes: shutterstock