NARCOS MÉXICO

La verdadera historia de Miguel Ángel Félix Gallardo, el Jefe de Jefes

Su historia es la historia del narcotráfico en México.

Le decían el “Jefe de Jefes” o “El Padrino”, y era respetado por todo el mundo criminal y los altos mandos de México. Hasta que un día él, y todo su imperio, se derrumbó. Pero ¿quién era en realidad el “Jefe de Jefes”? 

Marihuana

Se llamaba Miguel Ángel Félix Gallardo, nacido el 8 de enero de 1946 en las cercanías de Culiacán, Sinaloa. Los detalles de su infancia permanecen en la oscuridad, pero se sabe que se formó como agente de la desaparecida Policía Judicial Federal y que luego trabajó como guardaespaldas del entonces gobernador, Leopoldo Sánchez Celis, quien posiblemente fuera su padrino y protector político. 

Félix Gallardo todavía trabajaba como agente de la Policía Judicial de Sinaloa, y se desempeñaba como escolta de la familia del gobernador, cuando comenzó su carrera criminal de la mano de uno de los primeros capos del narcotráfico en México, Pedro Avilés Pérez, apodado el “León de la Sierra”. Avilés reclutó a Félix Gallardo para que este fuera su enlace con la clase política de Sinaloa.

Félix Gallardo vio el enorme negocio que representaba el tráfico de drogas en el norte de México, y la posibilidad de multiplicar esas ganancias bajo un esquema en el que todos los narcotraficantes se organizaran en conjunto, bajo un único liderazgo. Para tales efectos forjó una alianza con Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca, “Don Neto”, con quienes decidió mover su centro de operaciones a la Ciudad de Guadalajara, en donde el narco no era tan asediado como lo era Sinaloa. 

Policía

Félix Gallardo convenció a los capos de la droga en México de unirse a la nueva organización, y así, Caro Quintero, Don Neto, el “Cochiloco”, El Azul, Amado Carrillo y el Mayo Zambada dieron vida al Cártel de Guadalajara, con el propio Félix Gallardo como “el Jefe de Jefes”. Por debajo de los grandes capos, se encontraban HéctorPalma Salazar, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, los hermanos Arellano Félix y los hermanos Beltrán Leyva. Todos ellos llegarían a ser los líderes de sus respectivos cárteles años más tarde.

“El Jefe de Jefes” vivió años dorados en los que monopolizó el narcotráfico en México, pero lejos de darse por satisfecho con el tráfico de amapola y marihuana, se alió a Pablo Escobar y los cárteles colombianos, para servir de nexo entre Colombia y Estados Unidos para pasar la cocaína que antes se enviaba por Miami. 

Prisionero

Sin embargo, a pesar de los millones y de las influencias políticas que acumuló, su caída llegó tras la muerte del agente de la DEA Kiki Camarena. Fue detenido el 8 de abril de 1989 y desde entonces se encuentra preso en una cárcel de máxima seguridad. No obstante, desde su encierro repartió las plazas del narco en México, lo que originó la división y posterior guerra entre carteles. Actualmente, Miguel Ángel Félix Gallardo sigue preso, esperando que se le conceda la prisión domiciliaria por su avanzada edad.


Fuente: culturacolectiva.com

Imágenes: shutterstock