NARCOS MÉXICO

El fatal ascenso del “Señor de los Cielos”

Amado Carrillo fue el capo más poderoso de México tras la caída del “Jefe de Jefes”.

Miguel Ángel Félix Gallardo, “el Jefe de Jefes”, construyó lo que sería el primer gran cártel de la droga en México, “El Cártel de Guadalajara”. Este imperio de la droga, manejado por Gallardo y por sus principales socios, Rafael Caro Quintero y Ernesto “Don Neto” Fonseca, fue un gran conglomerado criminal que unió a los grandes capos de la droga en México bajo un solo mando. Pero cuando el Cártel de Guadalajara fue desarticulado, Gallardo, desde la prisión, llamó a los grandes narcotraficantes del país, para repartir las “plazas” y de ese modo mantener la unión y evitar futuros conflictos. 

MAPA TIJUANA

Sin embargo, aunque en un principio el acuerdo se respetó, el deseo del Jefe de Jefes no se cumplió. A diferencia de los primeros narcos sinaloenses, la capacidad de organización de la nueva generación aumentó exponencialmente, como también su capacidad para transportar la droga y, por consiguiente, su ambición.

La guerra entre los nuevos líderes del narco comenzó cuando Joaquín “El Chapo” Guzmán comenzó a exigir a los hermanos Arellano Félix, el pago del “derecho de piso” en Tijuana. Los Arellano respondieron asesinando a Armando “El Rayo” López, compadre del “Chapo”, en 1989, y tratando de ejecutar, sin éxito, al propio Chapo en Zapopan.

AVIONETA

Los hermanos Arellano Félix, también intentaron asesinar a Amado Carrillo Fuentes, quien había recibido la plaza de Ciudad Juárez, pero que de a poco iba extendiendo su territorio. El apodado “Señor de los Cielos”, era respetado por narcotraficantes y autoridades por igual, por su particular inteligencia y habilidad para montar una enorme red de narcotráfico a través de avionetas y aeronaves de mayor envergadura que él mismo había pilotado en otros tiempos. De ese modo, en la primera mitad de la década de los 90, El Señor de los Cielos era considerado el capo de la droga más poderoso de México.

Sin embargo, en 1997, en el apogeo de su poder, Amado Carrillo Fuentes murió misteriosamente tras una cirugía plástica en la que presuntamente buscaba cambiar su aspecto para engañar a sus enemigos. No obstante, un par de meses después, se encontraron los cuerpos en descomposición de los médicos que habían realizado la cirugía. Para algunos fue un ajuste de cuentas, para otros la manera de asegurarse que los médicos nunca dijeran la verdad. 

OPERACIÓN

Y es que desde aquellos años, hay rumores de que la muerte del Señor de los Cielos no fue más que un engaño, y que desde entonces el capo sigue operando en la clandestinidad. Oficialmente, su lugar fue ocupado por su hermano Vicente Carrillo, pero sin el éxito que el Señor de los Cielos supo cosechar mientras vivió. 


Fuente: infobae.com

Imágenes: Shutterstock