NARCOS MÉXICO

Conoce al verdadero “Kiki” Camarena y porqué cambió la historia de la DEA

El agente de la DEA fue la clave para acabar con el poderoso Cártel de Guadalajara.

KIKI CAMARENA

Enrique Camarena nació en Mexicali, Baja California, México, el 26 de julio de 1941. Tras obtener la ciudadanía estadounidense, se enroló en los Marines en 1968. En los años siguientes, fue bombero, policía y detective de narcóticos, hasta que en 1974 ingresó a la DEA (Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés) en California, en donde recibió sus primeras misiones. 

Su vida cambió radicalmente cuando, en julio de 1981, fue trasladado junto a su familia (su esposa, Geneva y sus tres hijos, Enrique, Daniel y Erik), desde California hasta Guadalajara, y recibió el mayor de los desafíos: infiltrarse en el Cártel de Guadalajara de Miguel Ángel Félix Gallardo, el “Jefe de Jefes” y Rafael Caro Quintero, el “Narco de Narcos”.

Gracias a su origen mexicano y a sus habilidades como agente, consiguió infiltrarse en la organización criminal, hasta volverse clave para los capos del narco y llegar a ser el encargado de la seguridad del Cártel en los estados del Océano Pacífico. Lo que no imaginaban los narcos, era que mientras compartía con ellos, Camarena tomaba nota de cada uno de los pasos de Gallardo, Quintero y Don Neto, y enviaba la información a sus superiores para destruir laboratorios y plantaciones.

GOLPE AL NARCO

El trabajo de Kiki Camarena era fundamental para los esfuerzos de la DEA, pero en 1984 la “Operación Rancho Búfalo” destruyó una finca de mil hectáreas de marihuana en el estado de Chihuahua. 450 soldados decomisaron 10 mil kilos de droga en uno de los mayores golpes de la historia de la DEA. Caro Quintero, el dueño de aquella finca, sospechaba que había un infiltrado y juró venganza. 

El 7 de febrero de 1985, Kiki Camarena fue secuestrado por cinco hombres cuando dejó el Consulado de los Estados Unidos en Guadalajara, y nunca más volvió a ser visto con vida.

El 5 de marzo, su cuerpo, y el de su chofer, fueron encontrados en una zona rural de Michoacán. Se determinó que fue torturado durante dos días, con tal sadismo que los narcos dispusieron un médico que lo mantuviera con vida para poder seguir torturándolo una y otra vez sin que muriera. Finalmente los secuestradores lo remataron aplastándole el cráneo. 

La DEA respondió lanzando el Operativo Leyenda y atrapando a los líderes del Cártel de Guadalajara: Rafael Caro Quintero, Miguel Ángel Félix Gallardo, y Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”, entre otros.

TORTURA

La muerte de Kiki Camarena resultó clave para el futuro de la DEA: desde ese momento, los narcos entendieron que el precio por meterse con un agente de la DEA era su propia libertad. Desde la muerte de Camarena, la agencia recibió un apoyo con el que nunca había contado, lo que eventualmente salvó la vida de muchos otros agentes. Es por eso que la guerra contra el narcotráfico era una antes de Kiki Camarena, y es otra después de él.


Fuente: infobae.com

Imágenes: Shutterstock/infobae.com