ACUMULADORES COMPULSIVOS

¿Eres un acumulador compulsivo? Estos son los indicios para saberlo

Es importante detectar esta enfermedad y tratarla antes de que sea demasiado tarde.

CASA DESORDENADA

Todo el mundo acumula, es una realidad. Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de la población que lleva al extremo esta práctica, hasta el punto en que deja de ser una costumbre y se convierte en una enfermedad.  Si te cuesta trabajo desprenderte de las cosas y tienes problemas de espacio en casa, probablemente te estés preguntado si tú eres un “acumulador compulsivo”. 

El “síndrome de acumulación compulsiva”, afecta a entre el 2 y el 6% de la población. Esta patología puede manifestarse durante la adolescencia, aunque suele presentarse con mayor fuerza alrededor de los 50 años. Sus causas no están del todo esclarecidas, y aunque no se puede curar, sí es posible sobrellevarla.

CASA DESORDENADA

Si sospechas que tú podrías ser un acumulador compulsivo, la OCD Foundation (organización que ayuda a todos los afectados por el trastorno obsesivo compulsivo) presentó un informe en el cual determinó las principales señales de alarma:

- Si tienes una dificultad importante para deshacerte de objetos.

- Si el desorden en tu casa, auto u oficina, es tan grande que complica el uso de muebles y electrodomésticos, o si te complica moverte fácilmente por el lugar.

- Si pierdes documentación importante o dinero en medio del desorden.

- Si compras cosas solo “por las dudas” o porque están en oferta y te resulta irresistible.

- Si te da vergüenza invitar a tus seres queridos a tu casa, por el desorden existente.

- Si la gran cantidad de pertenencias que acumulaste te resulta agobiante.

CASA DESORDENADA

¿Alguno de estos puntos te resultó familiar? Las personas que están realmente afectadas por este problema ocupan más del 75% de su espacio con cosas de lo más insólitas, así que probablemente no seas un “acumulador compulsivo”, aunque, si presentas alguno de estos síntomas, no dudes en buscar ayuda.

No obstante, es posible que tengas un problema para desprenderte de lo que realmente ya no necesitas, todos tenemos ese problema. Es cuestión de hacer un compromiso con uno mismo y decirle adiós a ese montón de ropa de los años 90, o a esos DVD’s que ya nadie ve. Hazlo, y verás lo bien que te sentirás después. 


Fuente: tn.com.ar

Imágenes: Shutterstock